Reconozca los signos

Ácaros del polvo: ¡no duerme solo!

Los ácaros del polvo son pequeñas criaturas como arañas y se pueden encontrar en todo el mundo. A los ácaros, solo visibles bajo un microscopio, les encanta comer escamas muertas de piel humana. Les gustan más las temperaturas cálidas y la humedad de hasta un 80 %.  Las camas les ofrecen a los ácaros las mejores condiciones de vida. Ahí encuentran suficiente comida. Por lo tanto, más de un 90 % de los ácaros se encuentran en colchones, cobertores y almohadas. Mientras más viejas las almohadas, la ropa de cama y los colchones, mayor es el número de ácaros.

Los ácaros del polvo pueden causar enfermedades

Los ácaros del polvo son algunos de los agentes desencadenantes más comunes del mundo de enfermedades respiratorias de tipo alérgico. Las proteínas a partir de los cuerpos de ácaros muertos, huevos y heces de ácaros tienen un alto potencial para causar alergias.  Un solo ácaro produce aproximadamente 300 huevos en solo 6 semanas y 200 veces su peso corporal en heces, lo que se reúne en su cama. Deja hasta 20 bolas de heces cada día.  La enorme cantidad de ácaros en nuestras camas, junto con sus huevos y excrementos, hacen que muchas personas se enfermen. Si las partículas de alérgenos entran en contacto con la piel y las membranas mucosas, pueden provocar una reacción alérgica. Aunque las partículas de alérgenos son extremadamente livianas, se aferran a partículas de polvo más grandes, de ahí el nombre de alergia a los ácaros del polvo.

Una alergia a los ácaros del polvo domésticos no es una enfermedad trivial y puede llegar a producir asma

Una alergia a los ácaros del polvo domésticos a menudo pasa desapercibida durante años y en muchos casos se confunde con un resfrío inofensivo. Una alergia a los ácaros no tratada puede conducir a enfermedades crónicas, y también puede convertirse en asma si la inflamación de las vías respiratorias superiores alcanza las vías respiratorias inferiores. El asma no se puede curar, sin embargo el asma alérgica se puede prevenir con un tratamiento temprano.

Para prevenir el asma, primero verifique sus síntomas para comprobar que se trata de una alergia a los ácaros.

Un diagnóstico inicial: sencillo, rápido y gratuito

Las alergias a los ácaros del polvo tienen síntomas que se presentan todo el año. Son peores en la noche y en la mañana después de levantarse. Lograr un sueño reparador es casi imposible. Muchas personas afectadas se sienten enfermas en la mañana y son menos eficientes. Si la inflamación llega al tracto respiratorio inferior debido a una alergia a los ácaros no tratada, puede producir rápidamente la aparición del incurable asma y otras enfermedades crónicas.

¿Sospecha de una alergia a los ácaros del polvo? ¿También resultó afectado?

Si sospecha que tiene alergia a los ácaros del polvo, puede hacerse una prueba especial de alergia con un médico o en un laboratorio médico. Hay diferentes métodos disponibles para realizar las pruebas. Pero suelen ser caros.

Diagnósticos de alergia

Métodos de prueba